arjeBlog

Bienvenido

LAS GLORIETAS

Correo electrónico Imprimir PDF

 

Estamos viendo como en la entrada de las ciudades o pueblo y dentro del casco urbano, proliferan las glorietas. El objetivo de los titulares de la vía y responsables de trafico es conseguir una disminución considerable de la velocidad y como consecuencia que haya menos accidentes de tráfico.

Soy de los que opinan que una intersección con semáforos es más práctica y segura, de hecho hay glorietas semaforizadas, con el consiguiente doble gasto. Pero como están y se van a seguir construyendo tendremos que atenernos a la norma: Art. 43-.2 En plazas, glorietas y encuentros de vías los vehículos circularán dejando a la izquierda el centro de aquellas. Art. 57.c En  las glorietas, los que se hallen dentro de la vía circular tendrán preferencia de paso sobre los que pretendan acceder a aquella. R.G.C. En todos los casos hay que tener en cuenta la norma general “siempre que no haya otra señalización que indique lo contrario”

Entrada y salida de las glorietas. Hay conductores que entran las glorietas en línea recta, reduciendo muy poco la velocidad, otros no toman el carril adecuado y van dando bandazos, con el correspondiente peligro, algunos entran rápidamente para tener preferencia y esa velocidad les impide posicionarse correctamente. Podríamos decir, que muchos conductores no tienen los conocimientos necesarios y otros tengan conductas irresponsables o temerarias.  Vamos a intentar explicar la forma mas sencilla y correcta de circular en las glorietas:

1) En  la entrada reduciremos considerable mente la velocidad, para acceder al carril adecuado  tenderemos que circula a una  velocidad entre   los 20 o 30Km/h.  2)  Si no hay señal que indique lo contrario, cederemos el paso a todos los vehículos que  circulen dentro de la glorieta. 3) Circularemos por el carril de la derecha, es lo más practico y menos peligroso ya que todas las salidas no las encontraremos a la derecha, en caso de glorietas sin señalizar con marcas viales, o separación de carriles siempre circularemos por la derecha, si están debidamente señalizadas , tomaremos el que mas convenga a nuestro destino. 4) Cuando circulemos por el  segundo o tercer carril, la salida se hará sin cortar la trayectoria de los vehículos que circulan por los carriles situados más a la derecha y por tanto, habrá que cederles el paso. 5) En todos los casos, debemos señalizar las salidas con el intermitente derecho o con el brazo.  No es incorrecto entrar en el segundo o tercer carril, si lo es cortar la trayectoria de los vehículos que circulan por el carril más a la derecha.

a.a.

 

 

Actualizado ( Martes, 07 de Septiembre de 2010 17:14 )
 

SOS… ME DA MIEDO CONDUCIR

Correo electrónico Imprimir PDF

SOS…
ME DA  MIEDO CONDUCIR

Recientemente  ha publicado un libro le editorial Pirámide de la autora Beatriz Dorio Lourido titulado ME DA MIEDO CONDUCIR. La escritora, licenciada en Psicología, muestra con gran acierto,  las distintas fobias o miedos a la hora de coger el volante. El libro trata técnicamente los distintos conceptos, adaptándolos de forma sencilla al lector. Por lo tanto es recomendable.

Desde el punto de vista profesional podemos  aportar lo siguiente: existe un primer miedo, cuando el alumno/a comienza las clases practicas, algunos/as sudan, tiemblan… En la medida que adquiere seguridad, ese miedo va desapareciendo. Un segúndo miedo se corresponde con  día del examen, la  situación de nervios aumenta de tal modo, que hay gran cantidad de alumnos que suspenden por su estado nervioso. En tercer lugar, una vez obtenido el permiso, miedo circular solos, o con alguien, que está constantemente indicándole fallos y como tiene que conducir.

En gran cantidad de ocasiones hay  conductores/as que por miedo o por que no lo necesitan,  no conducen y esa práctica obtenida en las pocas o muchas clases se va perdiendo paulatinamente. Cuando pasan los años, necesitan  conducir vuelven a tener miedo, puesto que para ellos, es como si no tuviesen el permiso. Se apuntan a una autoescuela para reciclarse y pretenden dar gran cantidad de clases, el miedo es permanente y no parece que se quite.

Llegado a este punto, hay que recomendar que  cuando se obtenga el permiso, el novato debe conducir por lo menos durante 6 meses ininterrumpidamente, hasta conseguir la necesaria seguridad y alguna experiencia. En el supuesto que no haya sido posible realizar dicha práctica,  hay que dar algunas clases prácticas en la autoescuela, y a continuación comenzar  a darse paseos por sitios poco poblados, por la ciudad siempre por la derecha guardando la distancia de seguridad y a velocidad moderada. En la autopista haciendo un circuito corto siempre por la derecha  a velocidad entre 60 y 80 Km/h.. A ser posible, solo/a o con alguien que esté callado. Esta es la forma de adquirir la destreza y seguridad básica que nos ayudará a quitarnos ese nefasto miedo.

 

 

Actualizado ( Martes, 07 de Septiembre de 2010 17:17 )
 

SEMÁFORO LUZ AMARILLA INTERMITE Y CEDA EL PASO

Correo electrónico Imprimir PDF

 

Con frecuencia, comprobamos, que ante un semáforo con la luz amarilla intermitente y estando detenidos para ceder el paso, algunos conductores tocan el claxon advirtiéndonos, que como los vehículos se acercan por la derecha nosotros tenemos preferencia. Un error por desconocimiento de la norma que en muchas ocasiones son causa de accidente y en otras provoca la ira de los usuarios de la vía.

Art.146, d) Reglamento General de Circulación. Una luz amarilla intermitente o dos luces amarillas alternativamente intermitentes obligan a los conductores a extremar la precaución y, en su caso, ceder el paso. Además, no eximen del cumplimiento de otras señales que obvien a detenerse.

Esto quiere decir también, que cuando encontramos un semáforo en dichas condiciones, tenemos la obligación de cederle el paso a los  vehículos, tanto si se acerca por la izquierda o por la derecha. Igualmente si en la vertical del semáforo o un poco mas adelante está la señal de Stop tenemos la obligación de pararnos, o sea, hay que hacer necesariamente el Stop.

 Los conductores tenemos que recordar “la prohibición general de efectuar advertencia acústicas, salvo para evitar accidentes”. Erradicar la costumbre muy extendida de tocar el claxon, pues con ello trasladamos nuestra situación de nervios o estado de ánimo al conjunto de los usuarios de la vía con el peligro que dicha actitud comporta, discusiones, peleas y los muy temidos accidentes.

P.J.P

Actualizado ( Lunes, 12 de Julio de 2010 18:28 )
 
Más artículos...
Página 4 de 5

Iniciar sesión